Bienvenido a la familia, Ponchan

¡Hola! ¿Qué tal os va el día?

¡¡YA ESTÁ AQUÍ!! Ponchan ha llegado a la familia. Hace casi tres días que fuimos a por él y la vida ha dado un giro de 180 grados.

Ya llevábamos tiempo queriendo adoptar a un perro. Cuando vivíamos en Tokyo era imposible, no solo por la gran ciudad y el espacio reducido en casa, sino por nuestros horarios. Muchas veces nos pasábamos el día fuera de casa, y eso para un perro no está bien. Ahora que vivimos en el campo, tenemos casa grande con jardín y Yu puede pasar más tiempo en casa trabajando, la cosa cambia ^-^

El proceso de adopción fue bastante largo. Nada más nos mudamos y organizamos la casa, empezamos a buscar en internet asociaciones donde pudiéramos adoptar un perro.

Adoptar, siempre

Llegamos a contactar hasta con tres asociaciones y grupos diferentes, pero no hubo suerte. Siempre buscábamos por proximidad, tampoco era nada cómodo buscar asociaciones que estuvieran en Tokyo porque el viaje en coche sería larguísimo. Y al final Yu encontró una en la ciudad de Tsuruga, a dos horas en coche desde casa. En su página web suben fotos de todos los perros que están cuidando. También incluyen la fecha en la que llegaron e indican si tienen al día las vacunas o si tienen alguna enfermedad. Nosotros nos hicimos una lista con nuestros “favoritos”, los perros a los que queríamos conocer.

Dicha organización celebra eventos dos veces al mes para que la gente pueda ir allí y conocer a los perros. Me imagino que uno podrá ir cuando quiera si tiene interés, pero al organizarlo en evento podrán controlar mejor el número de personas que van y así los perros solo se “estresan” dos veces al mes…

Pues eso, que el día 4 de Junio nos fuimos hasta allí para conocer a varios perretes. Cuando llegamos había un montón de gente, sobre todo familias con niños pequeños. Y creo que no hace falta ni decirlo, pero los perros no paraban de ladrar: unos de alegría, y otros de miedo. Pero nada más bajarnos del coche eso era un festival de ruido ❤

Cuando nos pusimos en contacto con la asociación, nos pidieron que antes de ir rellenáramos una encuesta. En ella nos preguntaban si teníamos preferencia por algún tipo en concreto de perro (edad, raza, etc) y también había una serie de condiciones con las que teníamos que estar de acuerdo. Eran del tipo “Si adoptas un perro, es para siempre” o “Me hago responsable de dar los cuidados necesarios a mi perro”. Son cosas obvias, pero no siempre hay gente que las cumple, por desgracia.

Como rellenamos la encuesta antes, no nos tocó esperar para entrar, así que una vez llegamos nos llevaron dentro, entregamos la encuesta y desde ahí un trabajador de la asociación nos empezó a enseñar algunos perretes.

Primero conocimos a una perrita adorable, tenía dos años y era mestiza, de un color marrón muy bonito. No recuerdo el nombre, pero sí recuerdo que era muy tímida y no quería acercarse a nosotros. También vimos a otra perrita de color negro llamada Ami, aunque era un poco más mayor, tenía unos 5 años. También tenía una herida un poco fea en la patita y ah… Suena mal decirlo, pero como estábamos buscando a nuestro primer perro queríamos a uno un poco más jóven y más genki (alegre)

No estaba en nuestra lista de favoritos para adoptar, pero sí tenía mucho interés en conocerlo… y es que había un Akita ken (ya sabéis, un Hachiko) ENORME. Tenía 8 años y era un peluche con patas. Cuando se levantaba era tan alto como yo (bueno, no tanto, pero entendedme, era muy grandote) y no dejaba de chuparme y acercarse a la valla para que le acariciara. Todos nos dijeron que era muy bueno y me lo creo, pero es que era gigantesco y era imposible para nosotros. Aún así me encariñé mucho con él y fui a verlo varias veces<3

Finalmente nos decantamos por Pon. Todos ya sabéis quién es porque he spammeado con sus fotos mi instagram, twitter y facebook. Y es que es para comérselo. La primera vez que lo conocimos nos saludó como si ya llevara con nosotros toda la vida. Saltaba, nos chupaba y curiosamente nos ponía el culo en la cara para que se lo acariciáramos. Me he informado por internet y es que bueno, todos los perros tienen una parte favorita donde les gusta más que les toquen jeje

Ponchan es un perro mestizo. Tiene mitad de shiba inu (su colita enrollada cual croissant nos encanta) y pensamos que tiene rasgos también de pastor alemán. Se ve en su cara y en el color. Además es un poco más grande y fuerte que un shiba inu, así que pensamos que se debe al ser mitad pastor alemán. En la asociación tampoco estaban muy seguros… Siempre será un secreto ❤

18062017-IMG_6353-2
¡¿QUIÉN ERES, PONCHAN?!

Después de jugar un rato con él y conocernos mejor, nos tocó firmar los papeles de la adopción. Además la misma organización se encargó de la operación para esterilizarlo y de ponerle algunas vacunas necesarias antes de que nosotros fuéramos a recogerlo. Un detalle que agradecimos mucho.

Pasaron las dos semanas (en principio nos dijeron una, pero se hicieron dos) y llegó el gran momento de ir a recoger a Ponchan. Entre babas de perro y abrazos de despedida de los trabajadores de allí, lo metimos en su cajita y nos fuimos. El viaje fue largo y Ponchan a veces se resbalaba en las curvas y se asustaba un poquito. Y ya a mitad de viaje se puso más nervioso. Yo creo que fue en ese momento en el que se dio cuenta de que iba a un lugar nuevo con gente que no conocía. ごめんね、ポンちゃん。

IMG_7391.JPG
Ponchan, cuando llegamos a casa. Tenía los ojitos llenos de miedo y baba, MUCHA BABA. De hecho el coche estaba rociado de baba. Y mi pantalón. Y mi mano. Pero te perdono por esa carita que tienes ❤ 

La primera noche estaba tan asustado que le costó bastante tiempo salir de su cajita. Solo cuando le dejamos solo y nos escondimos en la cocina (la habitación de al lado) se aventuró y salió a explorar. Aunque al vernos se fue corriendo y volvió a esconderse dentro. La comida que le dimos la tomó sin problemas, pero fue la hora del paseo cuando se montó el lío. El collar que le habíamos comprado estaba más suelto de lo normal y al terminar el paseo no quería volver a casa, así que tiró, tiró y tiró… y Ponchan se escapó corriendo por la calle, en la oscuridad. No voy a escribir más aquí porque me agobié muchísimo y pasamos un montón de tiempo hasta que Yu pudo atraparlo. Como lo atrapó por detrás, el perro se asustó un montón y lo mordió en la cara, aunque solo jugando. El perro solo quería jugar, pero nosotros solo queríamos que volviera con nosotros. Aunque al ser desconocidos, pues no nos hacía nada de caso.

IMG_7455
En el paseo de ayer. Y aquí está Yu enseñándole a sentarse, o bueno, a estarse un poco quietecito. 

Cada día notamos que está más agusto con nosotros. Se duerme más rápido por las noches, cada vez se acerca más fácil a nosotros y últimamente nos chupa las orejas. He leído en Google que hacen eso cuando “aceptan” al líder de la manada, en ese caso Yu y yo. Me hace cosquillas y me parece curioso, pero como no llega, se sube a mis piernas y a veces a mis hombros para poder chuparme. Y eso no me gusta. Trabajaremos en eso.

Processed with VSCO with a6 preset
Ponchan siendo adorable. No le gusta su pelota de tenis. Prefiere el rollo de cartón. 

También desde ayer está pasando tiempo en el jardín y creemos que es mejor para él. Ayer por la mañana se puso a escarbar en el suelo para hacerse un huequito más fresco para dormir y ahora no se separa de allí. También jugó mucho con palos y los mordió. Se comió un poco de césped y hojas del árbol y hasta una araña grande a la que yo no quería acercarme desde que nos mudamos aquí (telaraña incluida). Gracias Pon por deshacerte de las arañas por mi ❤

IMG_7486
Ayer yo comí zanahoria y le di un poco porque leí que es bueno para sus dientes, y salud, y vista y todo en general. ¿Qué hizo el perro? Jugar con ella, morderla cual palo y esparcirla por el césped. Es como yo cuando era pequeña, que no me gustaba la verdura. Será que es chico aún. 
18062017-IMG_6354
Hola hola, guapo ❤

Ahora duerme. Lleva en pie desde las 6 de la mañana, le hemos sacado de paseo (unos 45 minutos), hemos vuelto a casa y después de desayunar nosotros le hemos dado su comida. La ha despachado super rápido, le hemos dado unos mimos y en seguida se ha ido a su rincón de hierba favorito a dormir.

18062017-IMG_6352
Aquí podéis ver mejor sus ragos de la cara. Se nota mucho el “pastor alemán” que pensamos que tiene ❤ 

Como estaréis leyendo, TODO SON DUDAS. Yu me dice que no me preocupe tanto, que acaba de llegar y es normal que esté cansado y necesite tiempo para descansar. Yo me preocupo porque aun tiene un añito y me imaginé que jugaría más a todas horas. Claro que ayer jugó y a ratos juega, pero me da la sensación de que siempre tiene sueño…

La visita al veterinario es la próxima semana. Tenemos que ir para que nos de las medicinas para la filaria y también para preguntarle un montón de dudas que tenemos (tengo). De momento dejaremos que pasen estos días y que Pon explore el jardín y se adapte a nosotros.

Y hasta aquí. Supongo que desde aquí todo irá a mejor. Tampoco está habiendo grandes problemas, Ponchan sabe estar solo en el jardín, come todo lo que le damos… y nos chupa mucho. ay.

Ya paro.

Espero que os haya gustado la entrada. Espero que os haya gustado Ponchan. Estoy super feliz (Yu también, aunque él es más feliz en modo serio) y aunque haya dudas no nos arrepentimos en ningún momento. Nos encanta.


 

Ahora la pregunta.

Tengo varias entradas pendientes. Me quedan tres sobre el viaje a Kyoto, una sobre el viaje a Osaka, tengo varias recetas de las que os quiero hablar (escribir) y festivales y demás cosas de por aquí. ¿Cuál os gustaría leer antes? 

 

Un saludo y hasta la proxima *bye bye*

PD. Ponchan dice GUAU.

Advertisements

4 thoughts on “Bienvenido a la familia, Ponchan

  1. Me encanta vuestra nueva aventura con Ponchan! Yo tendría las mismas dudas que tú, o incluso más, en serio! Estaría pendiente del perro toooodo el rato jajajaj Mándale un apretujón de mi parte 🙂

    Sobre la pregunta, yo voyo por festivales primero, pero en realidad… Lo que más te apetezca, siempre es un placer leerte! 🙂

    Liked by 1 person

    1. ¡¡Muchas muchas gracias!! Es una gran aventura, pero AY. Y sí, no puedo separarme de él o estar pendiente a todas horas. Yu es al contrario, le da más “libertad”… hoy salimos de casa para hacer la compra a medio día y estuve los 45 minutos preocupada y pensando en si Ponchan estaría bien o no. Claro que al volver no había problema, soy yo que exagero mucho *facepalm*

      Pues te haré caso y escribiré sobre el matsuri 😀

      Gracias por pasarte siempre ❤

      Liked by 1 person

      1. Nada que agradecer! En todo caso te agradezco yo que compartas todo lo que compartes con ese estilo tuyo tan personal y LAS FOTOS!! ❤

        Creo que es normal que estés tan preocupada, hasta que poco a poco te vayas acostumbrando… y Ponchan se vaya acostumbrando a vosotros y a la casa y al nuevo estilo de vida. No creo que exageres: te preocupas, y es normal 🙂 ¡Mucho mucho pero que mucho ánimo! ^_^

        Like

  2. Me aventuraría a decir que por fin ha llegado una de las entradas más esperada por todos. ¡¡Bienvenido Ponchan!! Yo también me hubiera enamorada de su cara, esos ojitos tan bonitos que tiene. Me considero ¡¡FAN!!
    Es normal que tengas tantas dudas, eso quiere decir que te preocupas por él y quieres se sienta a gusto con ustedes. Seguro que después de la visita al veterinario la gran mayoría de las dudas desaparecerán. Y él solo necesita tiempo para adaptarse al cambio.

    Con respecto a qué entrada ver, me pones en un compromiso, tengo ganas de verlas todas, pero si tengo que hacer tripas de corazón y escoger una me quedo con la continuación del viaje de Kyoto 💕

    Un saludo muy fuerte :3

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s